batec mobility batec handbikes

batec mobility batec handbikes

Información sobre el nuevo BATEC MINI

 

batec mini

 


Alba (parapléjica, Barcelona) realizó un viaje a Turquía en silla de ruedas en busca de una aventura exótica sin necesidad de realizar un viaje de muchas horas. Así, se adentró a conocer las ciudades de Estambul, Bursa, Esmirna, Éfeso, Pamukkale y la región de Capadocia con la ayuda de su handbike, que no ha pasado desapercibido por las calles del país otomano.

 

recorriendo turquia con un handbike batec

 

Los primeros cinco días visitó Estambul a su aire y los cinco restantes se embarcó en un viaje organizado: «Los días en Estambul fueron geniales. Los tres primeros los dediqué a hacer el guiri descubriendo cada uno de sus rincones. Al cuarto día, como casi lo había visto todo y el ritmo frenético de la ciudad me empezaba a consumir, decidí dedicar un día a la isla de Büyükada, la mayor de las nueve que conforman las Islas Príncipe. Cogí un ferry en el puerto de Karaköy y fui allí buscando un poco de tranquilidad para bañarme en el mar de Mármara. El último día lo dediqué a disfrutar de las costumbres turcas: el backgammon, el té de manzana y la shisha».

Sobre la ciudad nos comenta que le sorprendió encontrarlo todo muy accesible. «No obstante, la accesibilidad varía por zonas. En Estambul pasear en silla de ruedas por las principales atracciones turísticas: Santa Sofía, la Mezquita Azul y la Basílica de las Cisternas; no supone ningún problema. Tienen entrada especial para personas con discapacidad y están ubicadas en un terreno bastante llano. Sin embargo, en el recorrido por el casco más antiguo de la ciudad de repente desaparecen las aceras, dejando paso a escaleras de acceso a multitud de pequeños comercios y a mercancías que tienen en venta. Además, el tráfico es muy loco, ¡hay que ir esquivándolo si uno quiere conservar la poca integridad física que le queda! Pero enseguida aprendí que para poder avanzar por la ciudad lo ideal es seguir a los comerciantes que van empujando sus carritos de venta ambulante, es ante los únicos que los coches paran y ceden el paso: ¡si pasa el carro, pasas tú!»

 

recorriendo turquia con un handbike batec

 

La etapa organizada por agencia fue un poco desastre y le dejó un sabor agridulce. «Tenía constancia de que el autobús no estaba adaptado y de que las zonas que visitaríamos no eran muy accesibles, pero lo que no esperaba era encontrarnos con excursiones totalmente inaccesibles, como la visita a la ciudad subterránea. La agencia no lo tuvo en cuenta y el guía no supo asesorarme». Su recomendación para visitar Turquía accesible  es acudir a una agencia especializada en excursiones para personas con discapacidad, que asegure las actividades accesibles para usuarios de silla de ruedas, como rutas en quad o viajes en globo.

 

Capadocia es una región rocosa, con excavaciones por doquier y no muy apta para personas con movilidad reducida. Sin embargo, gracias a la ayuda de la gente y el handbike Batec, le fue posible disfrutarla. Capadocia, Éfeso y Pamukkale son zonas con terreno irregular que hubiera sido muy complicado visitar con un mínimo de seguridad.

 

recorriendo turquia con un handbike batec

 

A pesar de estos percances, a Alba le es difícil quedarse con algo en concreto del viaje. Turquía la conquistó con sus callejuelas, comercios, el olor a té y la misteriosa llamada a la oración cinco veces al día. Y se sintió profundamente impresionada por el Pamukkale, una zona natural al sudeste de Turquía. «Quizás por la hora en que llegamos, sobre las ocho de la tarde. El atardecer que se nos presentó, hacía que el cielo se confundiera con las piscinas de caliza y sus ruinas de fondo... fue mágico».

 

recorriendo turquia con un handbike batec

 

De su viaje nos trae un montón de anécdotas relacionadas con el handbike Batec. Alba es usuaria de BATEC ELÉCTRICO, en concreto de la edición especial BATEC PURPLE, que nos asegura ha causado furor en Turquía. «Durante los primeros días en Estambul, nos dimos cuenta de que no veíamos a mucha gente en silla de ruedas... a la mayoría de los autóctonos les llamó mucho la atención ver a una joven europea en silla de ruedas enganchada a lo que ellos llamaban nice car. En el Gran Bazar, la gente nos llegó a perseguir disimuladamente sólo para ver el funcionamiento del handbike. Alucinaban cuando me lo desenganchaba tan fácilmente para entrar a cualquiera de las minúsculas tiendas.»

 

recorriendo turquia con un handbike batec

 

Pero la mayor anécdota la vivió en la Mezquita Azul. Aunque sabía que había que entrar descalzos, lo que no se esperaba fueron las medidas que tomaron con su silla de ruedas y el Batec. «En la entrada, después de discutir si me cambiaban la silla o no, me alzaron como pudieron para precintar con cinta americana todas las ruedas de la silla de ruedas y la del handbike. De repente la gente enfocó las cámaras hacia mí, olvidándose de la mezquita y... ¡me sentí, estrella por un día!»

 

recorriendo turquia con un handbike batec

 

Alba recomienda Turquía a todos aquellos que queráis vivir una experiencia llena de contrastes. Según Alba, nuestros handbikes son imprescindibles para este tipo de viajes en los que desde primera hora no paras y acabas reventado al final del día.

¿Quién se apunta? ¡Nosotros ya lo hemos anotado en nuestra lista de viajes accesibles en silla de ruedas!

 

ozio_gallery_nano

Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información